Foto Jaime Rumeu de ArmasJAIME RUMEU DE ARMAS, Head of Multinational Coverage de BNP Paribas Corporate & Institutional Banking en España

 

¿Cuéntenos de forma breve la historia del banco en España?

BNP Paribas está profundamente enraizada en la historia económica española. La entidad es el resultado de las fusiones entre las entidades locales de  Paribas, Banque Nationale de Paris, Banca Nazionale del Lavoro y Fortis Bank y su origen en España se remonta a mediados del siglo XIX con la financiación de las necesidades del Estado español.

Paribas promovió la constitución de diversas entidades españolas, como el Banco de Castilla, en 1871, el Banco Hipotecario de España, en 1872, y el Banco Español de Crédito (Banesto), en 1902. En los años 60, Paribas y BNP abrieron oficinas de representación en nuestro país y en 1979 con la liberalización del sistema financiero recibieron licencias bancarias, centrando su actividad la primera hacia la banca de negocios y la segunda hacia la banca minorista. En 1981, para consolidar su negocio de banca minorista, BNP adquiere la mayoría del capital de la Banca López Quesada (BLQ), cuyo origen se remonta a 1918.

El inicio de la actividad Banca Nazionale del Lavoro (BNL) en España se remonta al comienzo de la Guerra Civil y el de Fortis Bank a 1858, año en el que Société Générale de Belgique participa en la constitución de la Compañía de Ferrocarriles del Norte de España, que explota la red ferroviaria española. Fortis Bank adquiere en 2000 la totalidad de Beta Capital, una de las dos primeras sociedades de valores española creada en 1985.

Ese mismo año se produce la fusión entre BNP y Paribas, dando lugar a BNP Paribas, que en España decide centrar su actividad en la banca privada y corporativa. En 2007, BNP Paribas se fusiona con BNL absorbiendo las cuatro oficinas internacionales de esta entidad en nuestro país y en 2009 adquiere Fortis Bank, reforzando su liderazgo en las áreas de banca corporativa y banca privada en España.

¿Cuáles son los aspectos más importantes que diferencian a BNP Paribas de otros bancos?

En la actualidad, BNP Paribas es el primer banco internacional en España en generación de resultados, con el mayor volumen de activos y la oferta de servicios más amplia. Nuestra amplia presencia mundial, nuestro liderazgo en Europa y la solvencia del Grupo BNP Paribas nos ha ayudado, sin duda, a alcanzar esta posición de liderazgo en el mercado español. Cabe recordar que nuestra entidad es una de las más solventes del mundo, con un rating de A con perspectiva estable según Standard & Poor’s, que compara muy favorablemente con el de nuestros principales competidores.

El Grupo tiene 3.400 empleados en España y mantiene posiciones clave en muchas áreas de actividad. En Banca Corporativa e Institucional ofrece servicios a clientes corporativos e institucionales y es, entre otras, número uno en liquidación, custodia y administración de valores, número dos en emisión de deuda corporativa y tercer banco internacional en préstamos sindicados. Por otra parte, es líder en financiación de flota de vehículos, a través de nuestra filial Arval, y segunda entidad de crédito al consumo en España, a través de Cetelem

 

¿En cuántos países opera BNP PARIBAS? 

El Grupo BNP Paribas está presente en 75 países con más de 189.000 profesionales, de los cuales 146.000 se encuentran en Europa, y mantiene posiciones clave en sus tres grandes áreas de actividad: Banca Corporativa e Institucional,  Servicios Financieros Internacionales y Mercados Domésticos. BNP Paribas acompaña a sus clientes particulares, empresarios, PYMEs, grandes empresas e instituciones para ayudarles a realizar sus proyectos prestándoles servicios de financiación, inversión, ahorro y aseguramiento.

En sus actividades de Banca Corporativa e Institucional y Servicios Financieros Internacionales, BNP Paribas ocupa posiciones de liderazgo en Europa, tiene una gran presencia en América y una red sólida y con fuerte crecimiento en la región de Asia-Pacífico.

Por otra parte, el Grupo tiene cuatro mercados domésticos en Europa: Bélgica, Francia, Italia y Luxemburgo y desarrolla su modelo integrado de banca minorista en los países de la cuenca mediterránea, Turquía, Europa del Este y dispone de una importante red en la costa oeste de EE.UU.

 

 

¿Cómo ve España?, ¿Cómo cree que se plantea el futuro más próximo?

Las previsiones económicas nos hacen ser moderadamente optimistas y todo parece indicar que 2016 será un año de crecimiento, aunque algo menor que en 2015. Se dan una serie de variables positivas como son: unos tipos de interés que continuarán muy bajos, un euro débil frente al dólar, lo que permitirá mantener la competitividad de las economías europeas, un precio bajo del petróleo que favorecerá a los países importadores como España y unas políticas monetarias expansivas del BCE que seguirán dando liquidez a los mercados. Sin embargo, existen algunas incertidumbres globales, como son la desaceleración de los países emergentes y las bajas expectativas de crecimiento en Europa, y locales, como la cuestión territorial, que pueden frenar el crecimiento.

 

¿Hacia dónde cree que deberían mirar las empresas españolas cuando miran a Europa y por qué?

Las empresas españolas han seguido en los últimos años un proceso de implantación en Europa que  ha sido absolutamente clave a la hora de diversificar sus fuentes de ingresos y les ha ayudado a sobrepasar la crisis. No en vano Europa se ha convertido en un mercado único sin barreras ni aranceles que ha permitido incrementar exponencialmente el número de consumidores potenciales.   Cualquier país europeo ofrece un alto potencial para desarrollar nuevos negocios de una forma más o menos sencilla.

Consciente de esta realidad, el Grupo BNP Paribas comenzó en 2010 una estrategia paneuropea bajo el lema “One Bank for Corporates in Europe” cuyo eje central es el de proveer un servicio uniforme de banca corporativa global a través de Europa. En nuestros cuatro mercados domésticos (Francia, Italia, Bélgica y Luxemburgo) y en Polonia proveemos un servicio completo de banca corporativa a través de nuestras redes de oficinas y, en el resto de Europa (28 países más), a través de nuestra red de oficinas de empresas o Business Centres. En definitiva, desde Lisboa hasta Estocolmo las empresas pueden contar con nosotros.

 

¿Qué requisitos son necesarios para poder ser cliente de la entidad?

 

Como he comentado anteriormente, el Grupo presta servicios a todo tipo de clientes: particulares, empresarios, PYMEs, grandes empresas e instituciones.

Por su parte, el área de Banca Corporativa e Institucional centra su actividad en empresas nacionales, multinacionales y sus filiales en todo el mundo y especialmente en Europa, acompañándolas a cualquier país donde proyecten una expansión, con un servicio integral y ajustado a las peculiaridades de cada mercado.

Para acceder a este servicio fuera de sus mercados domésticos, el grupo tiene como nivel de referencia empresas  locales con una facturación superior a 300 millones de euros con fuerte presencia internacional y que requieran necesidades financieras sofisticadas. Sin embargo, como parte de la estrategia “One Bank” también damos servicio a filiales de empresas clientes del Grupo sin importarnos el tamaño. El servicio integral que ofrecemos proporciona ventajas a las empresas en banca transaccional mediante un sofisticado sistema de cash pool, obtención de financiación, gestión de riesgos global, de inventarios y de liquidez, sin dejar de ser una oferta a medida para las empresas subsidiarias.

 

¿Cuál es el feed back de los clientes? ¿Algún ejemplo concreto?

El feed back de los clientes es muy positivo ya que nuestra propuesta les permite acceder a un proveedor único de servicios financieros con una oferta uniforme y de alta calidad en toda Europa.

Por ponerle un ejemplo citaría CONNEXIS,  una herramienta de cash management que cumple con todos los requisitos locales de cada mercado a la hora de hacer cobros y pagos pero con la ventaja de que la liquidez de cada filial puede centralizarse diariamente en una cuenta central de la casa matriz.  De esta forma con un único sistema y una única cuenta de crédito  se pueden gestionar eficientemente las necesidades financieras de grupos multinacionales con implantación en diversos países.

Compartir